diumenge, 20 de novembre de 2011

Impunidad sin límites - Xabier Makazaga

Ya lo advertí claramente cuando la Audiencia de Donostia dictó sentencia condenatoria contra cuatro de los guardias civiles que torturaron a Portu y Sarasola: ninguno de los agentes condenados iba a pisar jamás la cárcel por ello. «Me apuesto lo que sea» afirmé, y la verdad es que no hacía falta ser en absoluto adivino para ello. Estaba cantado. 

Llegiu l'article sencer a

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada