diumenge, 4 de març de 2012

Ni exorcismos ni conjuros - Juan Masiá Clavel

Cuando Nicki Minaj escenificó un exorcismo, con insinuaciones eróticas entrelazadas en simbología religiosa, creyentes escandalizados pusieron el grito en el cielo. Criticaron su actuación en la gala de los premios Grammy y a la organización que lo consintió. 

Llegiu l'article sencer a

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada