dilluns, 12 de desembre de 2011

No le hagamos más daño a la Iglesia - José Mª Castillo

San Pablo tenía una obsesión: vivir de tal manera que su conducta no fuera para nadie motivo de alejarse del Evangelio. Era ésta una obsesión que tenía un fundamento muy serio: Pablo sabía que todo lo que aleja del Evangelio, por eso mismo aleja también de la Iglesia. Y esto era, sin duda alguna, lo que más le dolía al apóstol Pablo.

Llegiu l'article sencer a

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada